Érase una vez… un cuento de otoño

8 noviembre, 2016 - Colecciones

Un paseo por el bosque

conjunto_tweed

Martina se despertó el sábado sabiendo que ese día iba a ser especial. Había quedado con sus amigos, María y Marcos, para dar un largo paseo por el bosque. Tras el caluroso verano, esperaba ansiosa el otoño. Y ese momento por fin había llegado! condor_animals

Le encantaba observar la gran variedad de colores que podían concentrarse en esa época del año, y disfrutar del gran espectáculo cromático: amarillos, ocres, naranjas, verdes que se apagan… Ver como las hojas empiezan a caer con lentitud y sentir que el susurro del viento en las copas la invita a adentrarse, en una deliciosa caminata, en el corazón del bosque. Pisar las hojas secas y escuchar su crujido en cada paso…

Tenía muy claro cómo se vestiría ese día: “Con prendas funcionales pero con estilo”, se dijo a sí misma riendo, imitando las palabras de mamá. Sacaría del armario su nueva chaqueta tweed y la combinaría con sus jeans preferidos y una camisa. Y para cuando refrescase al atardecer, no olvidaría meter en la mochila sus guantes y gorro tweed. Sabía que el tweed le garantizaría no pasar nada de frío y le aportaría calidez y bienestar.

Para María, el otoño sabe a castañas y setas. Conoce muy bien cuáles son comestibles y las que no, y les explica cómo deben recogerse respetando el entorno. Le encanta cocinar y les ha prometido elaborar una sopa de castañas con las que recojan durante el día. condor_mushroom

María ha elegido para la ocasión su falda de tul preferida con la chaqueta y calcetines altos de tweed en color piedra. Aunque sea para pasear por el bosque, no quiere renunciar a ese toque femenino y dulce. Siente que su look delicado combina muy bien con paisaje romántico que caracteriza el bosque en noviembre. condor_leaves

En cambio, Marcos prefiere pedalear con su bicicleta en lugar de pasear tranquilamente. Le encanta ir a toda velocidad por estrechos y pedregosos caminos del bosque, y sentir el aire fresco en su cara.

No obstante, las ramas estarán humedecidas por el rocío de la mañana y sabe que pasará frío si no se mete su jersey y gorro azul de tweed que repele la humedad y el agua.

¡Maneras distintas de disfrutar de la naturaleza pero todas ellas bonitas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Publicaciones recientes

Etiquetas